sábado, 26 de julio de 2014

Casualidades

Dos amigos van por la calle, cuando de repente uno de ellos se para y exclama:
- ¡Dios mío! ¡Mi mujer y mi amante vienen charlando juntas hacia aquí!
Su amigo le mira con cara de estupefacción y le dice:
- ¡Coño! ¡Yo iba a decir lo mismo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario