lunes, 25 de noviembre de 2019

El combate de boxeo

Un vecino de un pueblo va a ver un combate de boxeo. En el asiento de al lado había un hombre que animaba a los dos boxeadores por igual. Cada vez que cualquiera de los contendientes recibía un derechazo, el hombre saltaba del asiento emocionadísimo. El vecino, extrañado, le pregunta:
–Oiga, ¿se puede saber por qué anima a los dos?
A lo que contesta el hombre:
–¡Porque soy el único dentista del pueblo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario