sábado, 23 de noviembre de 2019

El león y el terrón de azúcar

En un circo, empieza la actuación del domador de leones, que anuncia al público su número estrella:
–Damas y caballeros, a continuación, mi bella ayudante entrará en la jaula del león Goliat con un terrón de azúcar en los labios, y Goliat, sin causarle el menor daño, se comerá el terrón.
Efectivamente, la chica entra con el terrón en los labios, y el león se lo come delicadamente. En eso salta un señor del público y grita:
–¡Esto es un fraude! ¡Eso también puedo hacerlo yo!
El domador, sorprendido, dice:
–¿En serio usted es capaz de hacer eso mismo?
Y responde tipo:
–¡Sí, señor! ¡Y mucho mejor que el león!


No hay comentarios:

Publicar un comentario