domingo, 17 de noviembre de 2019

ginecólogo

Un respetable ginecólogo está paseando por la calle con su esposa.
Al lado de ellos pasa una muchacha joven, sensual, minifalda, mucho maquillaje y saluda al doctor con cariño:
- ¡Hola, mi amor!
El doctor le dice a su esposa:
- No pienses nada raro. La conozco por el lado estrictamente profesional.
Y pregunta la esposa:
- ¿El lado profesional tuyo o el de ella?


No hay comentarios:

Publicar un comentario