CONFESIONES



CONFESIONES


¡Ay Padre!, ¡estoy realmente asustado porque no paro de escuchar una voz maligna dándome órdenes todo el día! ¿No estaré poseído?
No hijo… estás casado…




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos de humor