miércoles, 8 de enero de 2020

viejecito

A un viejecito lo iban a operar de la prostata y la enfermera una monjita con mucho pudor le dijo que primero había que afeitarle en esas partes.
Sostuvo con cuidado la punta del pene para poderlo afeitar. Al rato y con el movimiento al afeitarlo el paciente viejito le dijo:
- Hermana ya la puede soltar que ya se mantiene sola...


No hay comentarios:

Publicar un comentario